Un día perfecto en Ferrari Land

Cómo disfrutar y ahorrar tiempos de espera en las 11 atracciones del parque estrella de PortAventura World

Luis Uribarri
 | 
Foto: Ferrari Land

Acaba de abrir sus puertas en PortAventura World su tercer parque temático, Ferrari Land, que se suma al PortAventura Park y al PortAventura Caribe Aquatic Park. Ferrari Land consta de 11 atracciones, la mayoría para adultos, algunas realmente espectaculares y cargadas de adrenalina. Estos consejos ayudan a disfrutar de un día perfecto en este mini mundo del “cavallino rampante”.

Lo primero, nada más entrar, hay que dirigirse al Pole Position Challenge para reservar hora en este simulador de Fórmula 1. Competirás contra otros siete pilotos en una experiencia de pilotaje única, a bordo de un Ferrari de F1. Es un simulador muy similar al que usan los pilotos profesionales. Atiende bien a las instrucciones del monitor sobre el uso de los comandos del volante y usa bien el freno para no salirte en las curvas. Esta atracción es de pago extra (25 euros), pero merece la pena si te gusta pilotar.

Una vez hecha esta reserva, pitando hacia la atracción estrella, la montaña rusa Red Force. Es posible que ya se haya formado una buena cola. Adquiere el pase Express para adelantar por la entrada VIP. Esta es una montaña rusa espectacular, la más alta y más rápida de Europa (sube hasta 112 metros y acelera de 0 a 180 km/h en cinco segundos). Sin comentarios. Querrás repetir... o no.

Red Force. | Ferrari Land

Nada más salir de Red Force, si vas en grupo reserva en el Pit Stop Record, atracción creada para sentir la adrenalina de un mecánico de Fórmula 1. Competiréis contra otro equipo para ver quién es más veloz en el cambio de ruedas de un Ferrari F1 reproducido a escala. Esta experiencia también es de pago extra (3 euros por persona, seis integrantes en cada equipo). Concentración y habilidad (y atender bien a las instrucciones de los monitores).

Tras la brutal montaña rusa y las prisas por reservar en Pit Stop, toca un pequeño descanso. Una inmersión total en el mundo Ferrari. Visita el museo Ferrari Land Gallery y contempla las joyas de coches clásicos que han traído desde Maranello, la sede italiana de Ferrari. Ojo al modelo de carreras de 1948, todo un icono para los amantes del automovilismo.

Justo enfrente, al salir del museo, date una vuelta tranquila a bordo de una réplica de un Ferrari GT por el circuito de 570 metros Maranello Grand Race. Esta experiencia es relajada; los niños pueden conducir también. Si hay mucha cola, puedes adquirir el acceso Express.

Simulador Pole Position Challenge. | Ferrari Land

Es posible que después llegue tu hora reservada en el simulador. Aquí olvida la tranquilidad: en este circuito no se hacen prisioneros. Pisa a fondo, frena bien y toma las curvas con agresividad.

Igual has ganado, o perdiste posiciones porque alguien te embistió o hiciste un adelantamiento memorable por el exterior en la curva tres... En fin, es hora de compartir las experiencias vividas en el ristorante Cavallino, una auténtica trattoria italiana. Abre de 12.30 a 16.00 horas y recrea el restaurante italiano frecuentado por los pilotos de Fórmula 1 en Maranello. De camino entre las atracciones ya habrás notado el ambiente de pequeña Italia que se respira en el parque, con reproducciones de monumentos italianos emblemáticos como la Scala de Milán, la torre de San Marcos en Venecia, el David de Miguel Ángel, el Coliseo... Parecerá que tu cámara de fotos funciona sola.

Via Italia. | Ferrari Land

Después de comer, otro de los platos fuertes del parque. Entra en el edificio Ferrari Experience. Lo viste nada más llegar, con su gran techo rojo, pero te recomendamos dejarlo para ahora. Aquí te adentrarás en el alma de Ferrari. Dentro de este edificio de 4.000 metros cuadrados sentirás con fuerza el latido de la marca italiana, su pasado, presente y futuro. Hay dos puertas de entrada que llevan a dos experiencias: Racing Legends y Flying Dreams (esta última encantará a los más viajeros). En ambas funciona el pase Express. Y ambas transportan a una experiencia virtual, con hologramas, simuladores omnimax, carreras por circuitos míticos, vuelos por paisajes increíbles... Hay que hacer las dos. Calcula que cada una puede llevar una media hora. Quizá entre ambas tengas ya la hora en el Pit Stop, o lo puedas hacer una vez realizadas las dos.

Ya hemos completado casi todo el parque. Falta otra experiencia doble: las torres de caída vertical que simulan dos pistones de un motor de Fórmula 1. Se llaman Thrill Towers. Una cae de golpe, la otra rebota. Desde ambas se contempla, arriba, una espectacular vista de todo PortAventura y la Costa Daurada. Un buen final de jornada. Con adrenalina, con espíritu Ferrari.

Thrill Towers. | Ferrari Land

Postdata: si has ido con niños pequeños, hay dos lugares para ellos. El Junior Championship, donde podrás derrapar suave con ellos en un mini circuito, y el Kids’ Podium, donde ellos solitos disfrutarán con toboganes entrelazados.

Ah, y durante la jornada te cruzarás con espectáculos de animación, algunos más modernos y otros tematizados muy a la italiana, con desfiles tipo Palio de Siena.

De camino a la salida, y si la cartera sigue viva, entra en la Ferrari Land Store. Habrás podido adquirir antes recuerdos puntuales de algunas atracciones (la típica foto con cara de susto o de piloto de leyenda). Está dividida en dos partes: complementos de marca Ferrari y, más económicos, recuerdos con el sello Ferrari Land. 

Has completado el parque Ferrari Land, el único que esta mítica marca italiana ha abierto en Europa. Ciao.