El jardín de cactus más grande de Europa

El centro Desert City de Madrid es un jardín botánico experimental de 5.000 m², que posee más de 400 especies de cactus.

VIAJAR
 | 
Foto: www.desertcity.es

Cuanto más grande, mejor. Eso es lo que han debido de pensar los dueños del centro Desert City. Ubicado en la Comunidad de Madrid, en mitad de la A-1, dirección a San Sebastián de los Reyes, este espacio multifuncional de más de 16.000 metros cuadrados, que alberga un parque botánico experimental de 5.000 m² con más de 400 especies de plantas procedentes de los cinco continentes, se ha convertido en el jardín de cactus más grande de Europa.

El espacio, que acaba de abrir sus puertas, es un concepto pionero que une el arte y la técnica de utilizar especies vegetales que necesitan poco agua, recreando así la misma naturaleza.

El vivero ha sido diseñado el arquitecto Jacobo García-Germán y se integra perfectamente en el entorno ya que primero se diseñó el jardín y posteriormente el edificio. Su interior alberga todo tipo de plantas xerofíticas entre las que destacan los cactus, los ágaves, la menta, la lavanda y algunas orquídeas, además de una tienda, un restaurante y varios talleres educativos.

Si reciben los cuidados apropiados, las plantas pueden soportar bien las altas y bajas temperaturas. De hecho los expertos aseguran que un jardín de estas características podría llegar a ahorrar un 80% de agua comparado con uno convencional.

El jardín botánico posee cinco espacios: Arizona, Oasis, Tabernas, Toscana y Guajira. El primero de ellos, ubicado en el patio principal de Desert City, es el centro de atención de todas las miradas gracias a cactus de diversas formas, colores y texturas situados de tal manera que  forman tres armoniosas colinas.

 Oasis, en cambio, como su propio nombre indica posee un bosque de palmeras y pozas de agua dulce que trasportan al visitante hacia un viaje de deleite y relajación. Todos sus elementos han sido diseñados para crear un clima agradable y de recogimiento.

En Tabernas los turistas podrán disfrutar de un curioso espacio de paisajismo minimalista que rompe con la estética orgánica del resto del jardín. Una lámina de agua de líneas ortogonales limita el espacio y crea un vínculo de transición entre los dos conceptos de diseño. 

Por último en Toscana  y Guajira, los dos espacios más pequeños, se pueden observar especies típicas como el olivo, el granado, el mirto, el taray o la lavanda entremezcladas con otras de origen mejicano como las yucas, los soteles o los opuntias.

La entrada son libres e incluyen visitas guiadas para los fines de semana y festivos a las 11, 12,13 y 19 horas.