Los 14 valles más espectaculares en otoño de España

Realizamos un recorrido otoñal de locura por los 14 valles más bellos de España. Todo un mundo de contrastes, colores y riqueza por descubrir.

Irene González
 | 
Foto: PAndreev Design / ISTOCK

Rodeados de montañas, bosques, grandes picos, palmerales, glaciares o huertos, nuestro país guarda espectaculares valles que esconden en su interior muchísimos rincones de singular belleza y encanto incomparable. De norte a sur, y de este a oeste, los valles de la península te dejaran son aliento ya sea desde los más de 3000 metros de altura de sus picos y cordales, desde su impresionante arte románico, o desde sus laderas cuajadas de frutales.

Son lugares de fantasía, donde la magia se esconde tras cada acantilado, desfiladero o planicie. Un sensacional paseo de leyenda, por pueblos escondidos, que han sabido conservar su cultura, sus costumbres y dialectos, su arquitectura y su gastronomía. Valles desconocidos, ocultos que parecen de postal. Son parajes a los que se accede por sinuosas carreteras cuyo paisaje ya adelanta que nos conduce a las zonas más ricas en vegetación, que en otoño se convierte en un cautivador regalo para los sentidos.

Los valles más bonitos de España ofrecen paisajes naturales, únicos, irrepetibles e históricos, donde los bosques, las nubes, o las aves son, la mayoría de las veces, los únicos compañeros de viaje. Están llenos de patrimonio artístico y cultural, de pueblos desconocidos y genuinos, que conservan una arquitectura popular exclusiva, una suculenta gastronomía para descubrir, y unas costumbres ancestrales.

Cabañas de piedra, hórreos, se entremezclan con conjuntos monumentales, entre nieve que cubre aldeas, o prados donde pasta la ganadería autóctona. Realizamos un recorrido de locura por los 14 valles más bellos de España, un mundo de contrastes y riqueza por descubrir. En ellos se alzan vigorosos los abetos, castaños, los robles, hayas y pinos, entre otros ricos ejemplares autóctonos. Desde Huesca, hasta Cáceres, pasando por Murcia, Cantabria, Lleida, Navarra, Toledo, o León, nos perdemos por valles de cuento, magia y leyenda. Una apuesta segura para descubrir los colores del otoño.