11 playas ideales para surfear en otoño en la Península

El surf está de moda, ya no es un deporte alternativo. Y nuestro litoral, con 8.000 kilómetros de costa y un clima envidiable, se ha convertido en la meca de los surfistas. En otoño arrancan las mejores olas, así que, agarra la tabla, ponte el neopreno y elige tu ola ideal.

Irene González
 | 
Foto: Bicho_raro

El surf, que es originario de Hawái, se exportó a Estados Unidos donde a mediados del siglo XX, se puso de moda. Más tarde se extendió al resto del mundo, hasta que en los 60 llegó a nuestras costas. Es una actividad que día cada gana adeptos, y en España, rodeada de maravillosas costas, no hay que desplazarse demasiado para practicarlo.

En otoño, cuando las vacaciones escolares y laborales han terminado y las playas están vacías de bañistas, es cuando empieza verdaderamente la temporada de olas. Practicar, o incluso aprender el surf en otoño, tiene todas las ventajas. Los litorales están desiertos sin las aglomeraciones veraniegas, con olas buenas y constantes y con un clima bondadoso. En otoño, unos escarpines y un buen neopreno todo lo pueden.

Con miles de kilómetros de litoral y un clima envidiable nuestro país acoge pruebas del mundial de surf, y cada año es mejor valorado fuera de nuestras fronteras para montar olas sobre tablas. Los buenos periodos de oleaje aparecen con las marejadas del otoño, cuando los arenales vacíos y no hay chiringuitos ruidosos. En una de las épocas más bonitas del año, solo hay paseantes tranquilos, pescadores, y deportistas. La naturaleza tiene un respiro y muestra su cara más serena y bella.

Sin duda, los meses no estivales son la mejor época de marejadas. Es el  periodo ideal por sus grandes olas, donde solo hay que escoger  las más adecuadas para cada nivel y gustos. Un neopreno gordo, escarpines y a veces guantes y capucha, son suficientes para disfrutar del resol que dora el mar en otoño, y que convierte las sesiones de olas en increíbles momentos mágicos.

En otoño el surf llega a otra dimensión, a un nivel más alto de conexión con el oleaje. En una de las estaciones más bonitas del año, cuando se siente la verdadera energía del mar, se aprende más deprisa y de forma sólida, con olas que dan todas las oportunidades de practicar maniobras. La naturaleza está al máximo de energía, las playas están más bellas y poderosas sea con tormenta o aguacero esperando la serie, con días de niebla que despeja, con vientos terrales, o con una marejada limpísima. Los buenos periodos de oleaje aparecen con las marejadas del otoño, así que, ¿qué playa eliges?