Guía de Qinghai

Toda la información que necesitas para viajar a Qinghai: hoteles, restaurantes y las visitas más interesantes de la ciudad.

VIAJAR
 | 
Foto: ISTOCK

Cómo llegar

En avión

Air China (airchina.com) ofrece vuelos a Xining con escala en Beijing, y Finnair (finnair.com) con escala en Xian.

En tren

Xining está conectada con las ciudades de la Ruta de la Seda por el Tren de Alta Velocidad. Se necesitan menos de dos horas para llegar a Lanzhou y un poco más para Zhangye.

 

Datos útiles

Cómo moverse

Desde Xining uno se moverá por carretera para visitar la zona oriental de Qinghai, el tren lleva hasta Golmud y las montañas Tangula, y se puede acceder a la zona de Yushu en avión o en autobús.

 

Dónde comer

En Xining hay que probar la comida musulmana. El restaurante Hainier, en el hotel de vacaciones Chino Tibetano, tiene platos espectaculares, en los que consigue hacer deliciosos platos a priori tan indigeribles como los tendones de cordero.

Las vistas sobre el lago del Restaurante del Centro Turístico de Qinghai serán inolvidables, y la comida está bien. Hay que llegar entre la 1:30-2:00 horas para no coincidir con el lío de los clientes chinos, y que no cierren.

 

Dónde dormir

En Xining

En Xining hay una buena oferta hotelera. Entre los hoteles más lujosos está el Sofitel, con restaurantes adaptados a los gustos occidentales, pero hay opciones económicas y a la vez limpias por toda la ciudad.

En Tongren

En Tongren la mejor opción es la Mansión Shidai, que cuenta asimismo con uno de los mejores restaurantes de la ciudad.

 

Qué hacer

1. La llegada a Xining en avión
Si llega a Xining en avión, no olvide solicitar un asiento de ventanilla, pues los diez minutos anteriores a la llegada son un espectáculo revelador, que mostrará no solo una panorámica completa de la ciudad encerrada entre dos filas de colinas sino cómo esa disposición geográfica se repite por la provincia. 

2. Asistir a la danza del tigre de los Tu
El tigre fue un animal sagrado en China, pero su recuerdo ha quedado prácticamente borrado. Solo entre dos o tres minorías se realizan fiestas en su honor. Una de ellas son los Tu, que cada año, el 21 del décimoprimer mes lunar, le rinden culto en una espectacular ceremonia.

3. Atravesar la provincia en el ferrocarril a Lhasa
La inmensidad de Qinghai solo se puede aprehender tras meses de duro viaje. El ferrocarril que comunica con Lhasa permite contemplar algunos de estos paisajes de forma cómoda.

4. Recorrer Amdo por carretera
Para los viajeros aficionados a las experiencias humanas esta será la forma más accesible de conocer el alma de los tibetanos. Las carreteras son suaves, los tibetanos amistosos, hay alojamiento básico por todas partes y paisajes en el camino que dejarán boquiabierto. 

5. Asistir a alguna reunión de rezos bajo la bendición de un tangka gigante en el monasterio de Rongwu, en Tongren.

 

De compras

Los chinos que visitan Qinghai vuelven cargados de medicinas, especialmente la baya guoji, ahora tan de moda en Occidente, y el insecto-planta de las zonas tibetanas; pero en las áreas tibetanas se encontrarán todos estos elementos tan bellos de su cultura, desde pinturas tangkas, tejidos, molinillos de oraciones o instrumentos musicales.

 

Más información

La Oficina de Turismo de China cuenta con un librito bilingüe (chino-inglés) lleno de ideas para los que deseen visitar Qinghai. Si se prevé visitar a la minoría Tu, es recomendable leer antes el libro de Louis Schram The Monguors of the Kansu-Tibetan Frontier, disponible gratuitamente en www.archive.org

Recomendamos

Visitar la provincia de Qinghai en primavera, en concreto durante los meses de mayo y junio, cuando esta estación se muestra con toda su fuerza en sus tierras elevadas. Las más importantes celebraciones tienen lugar en esta estación, con los monasterios tibetanos desplegando sus grandes tangkas ante los que ora toda la comunidad de creyentes. Los cultivos mostrarán una variada colección de flores y miles de pájaros se detendrán en la Isla de los Pájaros del lago Qinghai para realizar una pausa en sus migraciones.

Para los que circunscriban su viaje a los alrededores de Xining se recomienda visitar el templo de Kumbun a las 12 del mediodía, cuando la mayoría de los grupos lo abandonan para comer. En temporada alta se deben evitar los lugares más concurridos del lago Qinghai y buscar nuevos panoramas desde las orillas más distantes de Xining.

Otras propuestas