Saborea Salamanca en 2017

Jamónturismo o gastroturismo conventual, los mejores planes para disfrutar de la gastronomía de la provincia de Salamanca

 

VIAJAR
 | 
Foto: iStock

Todo el que viaje a Salamanca tendrá la oportunidad de conocer su cocina más tradicional  a través de interesantes rutas, actividades y eventos. Con el objetivo de dar a conocer los vértices de una gastronomía tremendamente particular, sólida y muy asentada, la diputación ha elaborado un calendario con los mejores y más atractivos acontecimientos culinarios.

Entre ellos destacan experiencias relacionadas con el oleoturismo, el enoturismo, el quesoturismo o el jamonturusimo, entre otras. Este tipo de iniciativas nacen con el objetivo no solo de divulgar las principales características de los productos que se cultivan en su fértil tierra sino también de dar a conocer los procesos de producción.  Es, sin duda, una experiencia que cautivará el paladar desde primer minuto.

Jamónturismo

La provincia de Salamanca ofrece una interesante Ruta del Jamón, con visitas guiadas por las instalaciones de sus productores para conocer la figura del cerco ibérico y el peso cultural que ostenta. La actividad se desarrolla en Guijuelo, municipio salmantino que posee, para muchos, uno de los jamones más sabrosos de toda la provincia.

Durante la jornada, los asistentes tendrán la posibilidad de disfrutar de un curso de corte a cargo de un maestro jamonero y de una posterior degustación  de productos del cerdo ibérico de bellota.

iStock

Oleoturismo

Afrutado, denso, de intensa fragancia y toque picante. Así es el aceite de oliva virgen extra que se elabora en los parques naturales de Las Arribes y la Sierra de Francia. Si estas interesado en adentrarte en la cultura del aceite y conocer todo el proceso de elaboración, desde que la aceituna está en el árbol hasta que está lista para su consumo, este es tu lugar.

Quesoturismo

La comarca de Vitigudino, que agrupa Las Arribes, El Abadengo, la Ramajería y Vitigudino, concentra buena parte de las industrias salmantinas dedicadas a la elaboración del queso. Precisamente allí, a finales del XIX, se inició la fabricación del famoso Queso de Arribes.

Este manjar que ha trascendido nuestras fronteras, se caracteriza por su aspecto al corte, con abundantes ojos distribuidos heterogéneamente, un agradable aroma y un franco sabor, en el que se perciben sabores ácidos y salados.

Actualmente se pueden visitar queserías tradicionales con más de 60 años de historia, para conocer su explotación y elaboración, y disfrutar posteriormente de catas de quesos de manos de maestros cortadores.

Enoturismo

Tanto la Denominación de Origen Arribes como la Denominación de Origen Protegida Sierra de Salamanca cuentan con multitud de bodegas en las que conocer cómo elaboran sus vinos, catarlos en primera persona y poder adquirirlos directamente. Una visitas que pueden complementarse con rutas de senderismo, paseos en bicicleta o avistamiento de aves.

Gastroturismo Conventual

Los conventos de clausura esconden entre sus paredes el misticismo y la tradición de muchos siglos. Por ello, se convierten en una magnífica opción para adquirir multitud de pequeñas joyas elaboradas con fórmulas magistrales, custodiadas con el paso el tiempo. Perrunillas, mantecados, repelaos, pastas, amarguillos, almendrados, jesuitas y nevaditos son solo algunos de estos pecados de obligada penitencia.

Entre los ingredientes fundamentales de estas dulces tentaciones figura la miel, producto en el que destaca Salamanca por cantidad y calidad. De hecho, la provincia salmantina ocupa el primer puesto en producción de miel y polen a nivel regional.