Noches de verano con un refrescante combinado

Si hay algo que se busca en verano es refrescarse. Para las noches calurosas, nada mejor que un buen combinado y si es con una ginebra exclusiva, mejor que mejor.

Viajar
 | 
Foto: G´Vine

Es en vacaciones cuando solemos aprovechar para probar todo tipo de gastronomía, desde la local hasta la más vanguardista, incluidos los cócteles más refrescantes y distinguidos. Aprovechamos cualquier ocasión para quedar con los amigos y pasar un rato agradable acompañado por nuestra bebida favorita.

En este sentido ha son muchos los que no dudan en probar un contenido a base de G´Vine, la única ginebra del mundo que se obtiene a partir de la codiciada uva de la región de Cognac, que además celebra este año su décimo aniversario.  Para celebrarlo, la ginebra ha diseñado un nuevo formato más estilizado que ensalza dos de los elementos más icónicos de la marca: su color verde y su emblemático tapón que hace las veces además, de medidor. Con este tapón, el consumidor podrá tomarse un mini Gin&Tonic (1 tapón, 250ml) o seguir siendo fiel a la medida clásica (2 tapones, 500ml).

Por otra parte, el nuevo diseño recrea las míticas cabine de plage de la Côte d’Azur de los años 60 gracias a sus rayas marineras que otorgan a la botella un clásico estilo francés y que transportan al consumidor a los cálidos días de verano.

G’Vine es una ginebra francesa cuya elaboración sigue un proceso de destilación a base de uva verde de tipo Ugni Blanc y, a la vez, destilada con la propia flor de uva. En los días de floración de los viñedos franceses de la región de Cognac, donde se encuentra esta singular flor que germina sólo en un breve periodo del mes de junio, es la época del año cuando se corta a mano la flor de la uva y se macera durante varios días para obtener su esencia, que se destila después en un pequeño alambique florentino. El resultado es una ginebra floral, versátil y suave que tiene un precio de venta de 35€.