De Museo de Ciencias a restaurante de alta cocina

El espacio madrileño forma parte de Cenas con Fecha de Caducidad, un proyecto gastronómico efímero que quiere evitar el desperdicio de alimentos.

Adrián Lorenzo
 | 
Foto: pixelfit/istock

Comer para que otros coman… Así de sencillo es resumir Cenas con Fecha de Caducidad, una solidaria y efímera iniciativa gastronómica que ha nacido con el objetivo de generar conciencia sobre el despilfarro de comida y la desnutrición infantil, además de invertir fondos en la construcción de un comedor en un colegio de Tanzania. En la actualidad decenas de escuelas, galerías de arte y salas de ensayos han participado de este proyecto, que se celebra –como norma general- en Madrid o Barcelona una vez al mes. El último en sumarse ha sido el Museo de Ciencias Naturales de Madrid.

El evento se desarrollará el jueves 16 de noviembre, a las 21:00 horas y contará con la presencia del conocido chef Julio Biernert, alias Julius, de Canal Cocina. Allí el cocinero y su equipo propondrán una experiencia gastronómica en formato cóctel en la que cincuenta comensales realizarán un viaje por la historia de la evolución humana a través de la comida más vanguardista.

La elaboración de los platos de cada cena está compuesta por productos descartados para su venta, ya sea por su apariencia física  o por su cercana fecha de caducidad, pero que sin embargo están en perfecto estado de consumo. Por eso la carta es siempre diferente y varía en función de los alimentos donados ese día y del espacio donde se realiza la cena.

El precio del cubierto es de 60 euros y los beneficios recaudados se destinarán a la ONG Tierra de Amani (Proyecto Faraja Home) cuyo objetivo es ayudar a erradicar la desnutrición infantil en países del Tercer Mundo. El evento además dispone una Fila Cero para la colaboración económica de aquellas personas que quieran participar y que no puedan acudir al evento.

Cenas con Fechas de Caducidad es una iniciativa que nació en 2015 y que pretende poner solución a las alarmantes cifras de malnutrición infantil y desperdicio de alimentos. En total más de 1,4 millones de niños sufren desnutrición en el mundo y en España se tira una media de 179 kilos de comida al año.