El mapa goloso de la Navidad española

Porque las fiestas no sólo viven del turrón, el mazapán y los polvorones. Dime de qué comunidad autónoma eres y te diré cuál es el pecado casero con el que endulzarás estos días.

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: ThitareeSarmkasat / ISTOCK

Hay a quien la Navidad le vuelve almibarado, a quien hasta el alma se le ablanda al calor de las reuniones familiares y sus interminables sobremesas. Ese momento en que, después del atracón, llega el café con la bandeja rebosante de dulces de la tierra, de postres elaborados por la abuela. Estos son algunos de los que se consumen en cada región. Porque en estas fechas se permite ser golosos sin complejos.

nito100 / ISTOCK

Pestiños en Andalucía

Altamente calóricos aunque no menos exquisitos son estos dulces que encontramos en el sur del país, especialmente en Córdoba, Granada y Sevilla (cada uno con sus variaciones). A grandes rasgos se elaboran con masa de harina, se fríen en aceite y se pasan por miel, aunque el toque se lo da el ajonjolí y la matalauva.

Guirlache de Aragón

Fueron los franceses –de hecho, su nombre procede de grillage o tostado-quienes popularizaron este suculento postre en Aragón, aunque también es típico en Cataluña y la Comunidad Valenciana. Una combinación de almendras y caramelo solidificado a la que se asocia con el turrón y que está elaborada al más puro estilo tradicional.

Photitos2016 / ISTOCK

Casadielles en Asturias

Son la esencia de la pastelería asturiana, un dulce que nació en los hogares, preparando a mano la masa, removiendo lenta la cacerola. Así tomaron forma les casadielles, esa especie de empanadillas en forma de saco y rellenas de nuez, azúcar y anís, que se toman en Navidad y también en Carnaval.

clubfoto / GETTY

Tronco de Navidad en Baleares

Ya su nombre indica que se trata de un dulce propio de estas fechas, muy popular en las islas, aunque en realidad proviene de la Europa francófona. Cuentan que su forma, un alargado bizcocho relleno de crema pastelera y recubierto de chocolate, recrea la tradición familiar de elegir un tronco robusto para dejarlo arder en la chimenea durante el día de Navidad.

Turrón de gofio en Canarias

Que nada tiene que ver con el archiconocido turrón de Jijona. El canario, más modesto, tiene como ingrediente estrella a aquel que siempre está presente en la cocina del archipiélago: el gofio, esa harina de cereales tostados que se mezcla con miel y almendras con un resultado delicioso.

Tostadas de Navidad en Cantabria

Que nada tienen que ver con las rebanadas del desayuno. Se trata de un postre cántabro muy similar a las torrijas y que se devora por estas fiestas. Con ingredientes muy humildes (pan, mantequilla, azúcar, leche, canela…) pero cuyo secreto, dicen, está en la calidad de los mismos.

Plateresca / ISTOCK

Mantecados en Castilla- La Mancha

De consistencia hojaldrada y cubierta azucarada, nada hay más típico que este dulce manchego elaborado tradicionalmente en casa con vino blanco, harina, manteca de cerdo y azúcar. Hay muchas maneras de aromatizarlo (anís, ralladura de limón, zumo de naranja…) y ninguna de ellas decepciona.

Yemas en Castilla y León

Sobre todo de Ávila, que es la cuna de este dulce redondo e irregular por su elaboración casera, y amarillo como la propia yema del huevo que le da nombre, a la que también se añade azúcar y zumo de limón. Hay quien le atribuye un origen monacal y quien se esfuerza en negar esta teoría. Da igual. Están realmente sabrosas.

Neulas en Cataluña

Similares a los barquillos, las neulas (neules en catalán) son unos crujientes dulces típicos de la gastronomía catalana, sobre todo durante estas fiestas. Elaborados con harina, azúcar, clara de huevo, mantequilla, piel de limón y, en ocasiones vainilla, son ideales para complementar a la crema catalana o para engullirse solos ¿por qué no? con un buen cava.

Perrunillas en Extremadura

No hay que dejarse engañar por la apariencia seca y dura de esta especie de almendrados con forma ovalada: al comerlas, se deshacen en la boca, tal vez porque su ingrediente principal es la manteca de cerdo que le otorga jugosidad. También lleva harina, huevo, azúcar, aceite, canela, limón… Toda una bomba de relojería que es la especialidad de las madres extremeñas.

jorgeantonio / ISTOCK

Tarta de Santiago en Galicia

Aunque su consumo ineludible tiene lugar el 25 de julio, día de la festividad del Apóstol, también es un clásico de la navidad gallega este famosísimo bizcocho de almendras que se sirve espolvoreado de azurcar glass y con la silueta de la Cruz de Santiago. Hay quien le añade un chorro de coñac u orujo para darle más alegría.

Fardelejo en La Rioja

Típico de esta comunidad, y más concretamente de la ciudad de Arnedo, este manjar que es herencia de los árabes consiste en una especie de empanadilla dulce a base de fino hojaldre y rellena con una especie de masa de mazapán. Es decir, con almendra rallada, azúcar y huevo.

Sopacana en Navarra

Apenas conocido, se trata de una joya navideña de la cocina navarra, más de la montaña y la zona media que de la ribera. Aparte de leche, azúcar, pan viejo y canela, su peculiaridad es que se hace con grasa de capón en lugar de con manteca de cerdo.

Lilechka75 / ISTOCK

Chocolate con churros en Madrid

Aunque su origen madrileño puede ser cuestionado, lo cierto es que es una tradición arraigada en la capital ésta de mojar los churros sabrosos y crujientes en un chocolate fuerte y espesísimo, casi sólido. Muchas madres lo hacen en casa, a fuego lento, para amenizar las tardes navideñas.

Paparajotes en Murcia

Es cierto, se comen durante todo el año, pero con más ahínco en navidades. Y es que, en estas tierras murcianas agraciadas con excelentes limones, no puede faltar en la mesa: este dulce se elabora con hojas de limonero recubiertas de una masa de harina y huevo, fritas y espolvoreadas con azúcar y canela.

Intxaursalsa en el País Vasco

Una sopa dulce de nueces que puede comerse sola o bien como acompañamiento de helados y frutas. También es común degustarla sobre una tarta o bizcocho, a los que da untuosidad. Sencilla pero contundente, procede de tiempo inmemorial y no falta en las mesas vascas en estos días festivos.

vasantytf / ISTOCK

Pastelitos de boniato en Valencia

Postre navideño por excelencia (hasta el punto de que se les llama también ‘de Nadal’), son unos bocados tan pequeños como deliciosos: la fusión de la canela y el boniato, unido al toque de sabor de la cazalla da como resultado una fiesta para los sentidos.