¡Qué vivan las tapas!

Para celebrar el Día Internacional de esta indiscutible seña de identidad española, que es todo un acto social, Madrid y Valencia proponen originales tours.

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: ISTOCK

Desde el básico platillo de aceitunas hasta elaboradísimos guisos que son todo un alarde de ingenio en miniatura. Desde bocados de lo más tradicional como la infalible tortilla de patata hasta creaciones que hacen gala de la más alta vanguardia culinaria. Frías o calientes, nimias o generosas, carnívoras o veganas, las tapas son todo un icono de nuestra cultura gastronómica, una seña indisociable del typical spanish, casi tanto como la fiesta y el flamenco.

Por todo ello, y porque además se han convertido en el fenómeno más exportable de nuestra identidad, el 15 de junio se celebra el Día Mundial de la Tapa. Una ocasión de homenajear a esta forma de entender el arte culinario que encierra todo un universo en sí misma. Porque si ya conocido por todos es su curioso origen popular (aquella costumbre de tapar los vasos de vino en las tabernas para evitar que se colaran los mosquitos) más sorprendente es el hecho de que, hoy en día, son todo un exponente de la alta gastronomía, el componente crucial de la llamada cocina en miniatura.

ISTOCK

Y ello, por no hablar del toque social al que están ligadas sin remedio. Porque las tapas, más que una forma de aperitivo, más que un producto de esa costumbre hispánica de alegrar la cañas o el vino con un reconfortante bocado, son todo un acto social. Con ellas nació esa práctica itinerante que consiste en saltar de bar en bar y de consumición en consumición. Lo que se viene llamando tapear.

La ciudad de Madrid, que sabe mucho de esta costumbre, celebra su Día Internacional con una vuelta de tuerca. El mismo concepto de tapas, sí, pero en otro tipo de establecimientos con un enorme potencial gastronómico: los hoteles, que han convertido la cocina de autor en su principal carta de presentación.  

Se llama Hotel Tapa Tour y consiste en tapear, pero de hotel en hotel. Una ruta que reproduce la cocina en miniatura de los más apetecibles alojamientos de la capital. Así, durante diez días (del 15 al 25 de junio), el público podrá degustar dos tapas diferentes a lo largo de 32 hoteles: una a concurso, valorada por los clientes, y otra solidaria, destinada a una causa social o ambiental. Ambas, claro, con maridaje de vinos y cavas, dentro de una selección excelente.

Hoteles emblemáticos como el Ritz, el Westin Palace o el Villa Magna, o de factura contemporánea como los H10, los Vincci o los Only You, son estos días auténticos templos del tapeo. Pero ojo, que no se trata de tapas cualquiera. Bomba de patata y ternera con corteza y ají; chalupa con perdiz y mole de berenjenas; boody mary de langostinos glaseados o falsa trufa negra de mar son sólo algunas de las delicias que podrán descubrirse en esta tournéee que, además de agasajar al paladar, pretende salvar una barrera psicológica: aquella concibe a los hoteles como un territorio reservado solo a quienes pernoctan en ellos. 

Valencia, por su parte, también propone un recorrido gastronómico. Es la llamada Ruta del Tardeo y, en esta ocasión, tendrá lugar hasta el 18 de junio en 35 locales de la ciudad. Tapa y pincho por 2,5 euros y copas o cócteles a 5 euros. ¡Que vivan las tapas, claro que sí!