Noruega en invierno a bordo de un barco de correo

¿La mejor manera de recorrer la inhóspita costa noruega en invierno? Un barco de correo y mercancía reconvertido en crucero de pasajeros no parece una mala idea.

Sara Acosta Díaz
 | 
Foto: Sjo / GETTY

Una enorme masa de agua jalonada por blancas montañas heladas. Y de vez en cuando, una pequeña cabaña a los pies del mar. Esto, junto con pequeños núcleos de población es lo que se ve desde la cubierta de los barcos que navegan por el mar de Noruega una vez cruzan la línea imaginaria del Círculo Polar Ártico. No son muchos los que viven aquí, aunque los que lo hacen parecen encantados.

"Ven a conocer el salvaje litoral noruego" fue uno de los primeros lemas de Hurtigruten -"la línea rápida" en noruego-, naviera que lleva surcando el mar y los fiordos desde 1893. Fue el capitán Richard With quien cartografió  entonces cada fiordo y cada canal para poder así asegurar la llegada del correo a las zonas más septentrionales del país que se quedaban incomunicadas durante el invierno en sus rutas por el interior. No así por mar, ya que este no se congela gracias a la corriente del Golfo de México, que caldea la temperatura del agua incluso más allá de la línea del Círculo Polar.

El primer trayecto que realizó With fue el 2 de julio de 1893 y unió las localidades de Trondheim y  Hammerfest en 67 horas. Durante el trayecto se hicieron 9 escalas: Rørvik, Brønnøysund, Sandnessjøen, Bodø, Svolvær, Lødingen, Harstad, Tromsø y Skjervøy. Hoy, Hurtigruten, además de transportar correo (sigue navegando bajo la bandera postal, en vez de la marítima), mercancías y personas, es un barco de turistas a través de la explorar el litoral noruego de una forma única y diferente desde Bergen hasta Kirkenes (y viceversa) en más de 30 escalas.

El comienzo de la aventura: Trondheim

Trondheim fue el comienzo de la aventura de Richard With. En el interior del tercer fiordo más lago de Noruega (126 km de largo y 627 m de profundidad) y en la desembocadura del río Nyd, es la tercera ciudad más grande de Noruega, país del que un día además fue capital. Trondheim fue fundada en 997 por el vikingo Olaf Tryggvason en una antigua zona de cultivo, hoy es una importante ciudad universitaria gracias a que aquí se ubica la sede de Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, la segunda mayor de todas las universidades del país escandinavo y donde estudian hasta 36.000 personas.

Antes de ser una ciudad universitaria, Trondheim se caracterizó por sus astilleros, en funcionamiento durante unos 100 años y clausurados en 1983. Actualmente, toda la zona ha sido reconvertida en un centro comercial y de ocio donde aún se pueden ver algunos de los instrumentos utilizados en los astilleros.

Sara Acosta Díaz

Una de las zonas que más llama la atención de la ciudad es la conocida como Bakklandet que se caracteriza por sus coloridas casas de madera, que datan de entre los siglos XIX y XX, y donde se ubica el único ascensor de bicicletas del mundo, justo enfrente del Puente Viejo, también en madera y uno de los más bonitos de la ciudad.

Pero si algo llama la atención por encima de todo en el patrimonio de Trondheim es la Catedral de Nidaros, luterana y la segunda más grande de los países nórdicos tras la de Upsala. El origen del templo es una capilla de confesión cristiana construida en 1035 en honor a San Olaf en el lugar donde fue enterrado. Olaf II de Noruega u Olaf Haraldsson fue un vikingo convertido al cristianismo en Francia. Al regresar a Noruega trató de imponer la fe cristiana pero fue derrotado y asesinado en la batalla de Stiklestad. Su cuerpo incorrupto y varios milagros, le santificaron y convirtieron su tumba en uno de los lugares de peregrinaje más importantes de la Edad Media, a la altura de Santiago de Compostela. El lugar que ocupaba esa capilla cristiana es el actual octógono del altar mayor de la catedral.

alxpin / ISTOCK

Gótica en su mayoría pero con reminiscencias románicas, la Catedral de Nidaros se terminó de construir en 1320 y fue en 1537 cuando cambió de confesión al protestantismo. De su interior, además del octógono, destacan sus dos órganos. El  más antiguo de ellos es de música barroca fue construido en el siglo XVIII por el alemán Johann Joachim Wagner, mientras que el segundo data de 2015. También destacan las esculturas interiores de Vigeland que hacen referencia a los orígenes cristianos de la catedral.

En cuanto a su fachada, llama la atención por la gran cantidad de estatuas que la adornan. La catedral fue terminada de reformar en 2001 tras siglos de abandono lo que provocó que las esculturas estuviesen en tan mal estado que sólo 5 han podido ser rescatadas. El resto han sido creadas a partir de la imaginación de los creadores. De entre todas, llama la atención la del Arcángel San Gabriel, que tienen la cara de Bob Dylan y se encuentra en la torre izquierda de la catedral.

Otros lugares destacables de Trondheim son el Palacio del Arzobispo, del siglo XII, y los museos de las Insignias, el Catedralicio y el de la Guerra, ubicados en la misma plaza del Palacio. Además, en un paso por la ciudad, se puede ver la escuela más antigua de Noruega, muy cerca de la catedral y fundada por los obispos en el del siglo XII, así como la Iglesia de Nuestra Señora el siglo XIII y reconstruida en 1700.

La Plaza de Trondheim Torg o del Mercado con la estatua de San Olaf con la comunión en una mano, la espada en el otro y Thor entre las piernas es otro de los lugares imprescindibles de Trondheim. Esta estatua simboliza el triunfo del cristianismo frente al paganismo y los edificios que la rodean, de madera, son el antiguo hogar de la gente pudiente en el siglo XVII. Pero si edificios de madera hablamos,  Stiftsgården (1774-1778) es la casa de madera más grande de Escandinavia. Pertenece a la familia real desde 1906 y tiene más de 140 habitaciones y más de 4.000 m² que se puede visitar e verano. Hay que decir que tras el gran incendio de 1842 se quiso evitar las construcciones de madera por lo que cada vez más escasas.

charlathan / ISTOCK

Antes de subir al barco, se puede divisar Munkholmen (la isla de los monjes), una de las más llamativas de la zona. Y es que aquí se levantó el primer monasterio de Noruega en el siglo XI, de orden benedictina. Más tarde, esta isla fue fuerte y luego prisión, además del lugar elegido por los alemanes  para instalar baterías antiaéreas durante la Segunda Guerra Mundial. Antes de ser monasterio, los vikingos la utilizaron como sitio de ejecuciones en el que degollaban a sus enemigos para luego poner su cabeza en picas. Hoy es una isla recreativa con restaurantes, teatros, zonas para tomar el sol...

Entre auroras boreales en las Lofoten

Tras una jornada de navegación y haber cruzado la línea imaginaria del Círculo Polar Ártico el puerto de Bodo te da la bienvenida. Aunque lo que más llama la atención es el cambio del paisaje. Y es que Bodo es el último puerto antes de las islas Lofoten, escarpadas y puntiagudas, mientras que el resto del litoral noruego es redondeado. Y es que las Lofoten nunca estuvieron cubiertas por hielo tras la última glaciación, lo que permitió que su paisaje difiera del resto de Noruega, donde los glaciares redondearon sus curvas.

Mampfred / ISTOCK

Es en las Lofoten donde se encuentra el Trollfjord, uno de los fiordos más bonitos y espectaculares de Noruega gracias a sus escarpadas y altas paredes y lo estrecho de su boca. Al entrar parece que pudieras tocar ambas paredes a la vez con las manos. Aunque es cierto que en invierno si navegación está prohibida por posibles avalanchas de nieve, navegarlo de noche puede sorprender con una magnífica aurora boreal. Y es que las islas Lofoten son un lugar privilegiado para disfrutar de este fenómenos natural que todos persiguen.

Tromso, la capital del Ártico

El recorrido del Hurtigruten continúa hacia al norte pudiendo divisar el estrecho de Saltstraumen, donde se encuentra la corriente marina más fuerte del mundo, y los pequeños pueblos de pescadores de las Lofoten hasta llegar a Tromso, la capital del Ártico y famosa por ser el punto de partida de las expediciones polares. Casi completamente destruida durante la Segunda Guerra Mundial, es la segunda ciudad más grande de Laponia tras Múrmansk, en Rusia, por lo que aquí la presencia sami es muy importante, de hecho, en su universidad se hablan los dialectos sami.

La Catedral de Tromso es protestante luterana y data de 1868 aunque no es este el templo más llamativo, sino que lo es la Catedral del Ártico, símbolo de la ciudad que data de entre 1964 y 1965 y que es en realidad una parroquia. 

vichie81 / ISTOCK

Centro Experiencial de Polaria y el Instituto Polar Noruego también tiene su sede en Tromso. Mientras que en el primero el visitante podrá informarse sobre las regiones polares y el Mar de Barents, el segundo es una institución de investigación y desarrollo científico sobre el Polo Norte.

Cabo Norte, el punto más septentrional de Europa

Una vez superados los Alpes de Lyngen, el barco llega a Honningsvag, localidad de 2.400 habitantes y punto de partida hacia Cabo Norte, el punto más septentrional de Europa. Fue el capitán inglés William Chancelor, queriendo abrir una nueva ruta a China, quien por primera vez vio y nombró Cabo Norte. Tuvo que dar la vuelta a causa del hielo y, en realidad se equivocó (no es el punto más septentrional de Europa, lo es Knivskjellodden, a unos 1.500 metros más al norte) pero consiguió popularizarlo. Y es que desde que Francesco Negvi en 1664 se convirtiera en el primer turista en visitarlo, han sido muchos los han hecho. Entre otros el rey de Siam Chulalongkorn (Rama V) quien en 1907 incluso escribió su nombre en un piedra que aún se conserva.

Hasta Cabo Norte (71º latitud norte) se llega en un trayecto de unos 40 minutos desde Honningsvag  a través de una carretera construida en 1956 y que ofrece unas impresionantes vistas de las planicies nevadas de la llanura de Cabo Norte, lugar, por otra parte, considerado sagrado por los sami y utilizado para los sacrificios. La poca vegetación que aquí se encuentra tienen la peculiaridad de ser alpina, a pesar de estar a tan sólo a 200-300 m sobre el nivel del mar.

zencreation / ISTOCK

La última población antes de llegar al Centro de Interpretación es Skarvok, un pueblo de pescadores, el más septentrional del mundo. Aquí celebran como nadie el día más lardo de Noruega, uno que dura desde el 13 de mayo hasta finales de julio-agosto: el sol de media noche.

Oslo, fin del viaje

Aunque el viaje en barco finaliza en Kirkenes, nadie debe abandonar el país sin pasar al menos un día en Oslo, actual capital de Noruega. Con 660.000 habitantes y dos tercios de espacios verdes, la calle principal es Karl Johans, peatonal y que comienza en la Estación Central y finaliza en el Palacio Real. Es a sus flancos donde se encuentran casi todas las atracciones más importantes de la ciudad.

Comenzando en el extremo este, la Estación Central es la antigua estación este de Oslo, que  data de mitad del siglo XIX y estuvo cerrada y abandonada hasta que hace 3 años la rehabilitaron y convirtieron en una zona de ocio. Saliendo de la estación es imposible no darse de bruces con el famoso Tigre de Oslo que hace referencia al escritor Bjørnstjerne Bjørnson quien en 1870 escribió el poema "Sidste Sang" donde se describe una lucha entre un caballo y un tigre. El tigre (frio y peligroso) representa a la ciudad, mientras que el caballo (cálido y seguro) representa al campo.

Sara Acosta Díaz

Un poco más adelante, la Catedral de Oslo, protestante luterana, es de 1697 y se puede visitar gratis. De su arquitectura destaca por su austeridad y por la clara ampliación realizada en 1850 en su torre, que también fue utilizada como torre de vigía por los bomberos. Y es que la antigua estación de bomberos se encontraba justo al lado, en el también antiguo mercado de abastos, reconvertido en centro comercial. En el jardín de la Catedral, un enorme corazón rojo conmemora a las víctimas del atentado de julio de 2011.

Frente a la Catedral, una estatua dedicada a Cristian IV, rememora a esta figura tan importante en la historia de la ciudad. Y es que en 1624 reorganizó y mudó la ciudad al oeste del fiordo tras una serie de incendios que la asolaron. Fue él además quien cambió el nombre de Oslo a Cristianía, nombre que tuvo hasta enero de 1925.

Un poco más adelante, pero también en la calle Karl Johans se encuentra el Parlamento (1866), el Gran Hotel (1874), donde se alojan los Nobel de la Paz; la universidad de Oslo, de la primera mitad del siglo XIX y actual sede de Derecho; y el Teatro Nacional (1899), con estatuas de Ibsen y Bjørnson en su frente.

TomasSereda / ISTOCK

Karl Johans finaliza en el Palacio Real, residencia oficial de los Reyes de Noruega. Construido en el siglo XIX, lo que más llama la atención son sus grandes y frondosos jardines, abiertos al público, además de su inmensa explanada, desde la que se puede ver toda la calle en un sólo vistazo.

Cerca del Teatro Nacional, pero no en la calle Karl Johans, al Ayuntamiento de Oslo se alza majestuosos. Sus 49 campanas tañen cada 15 minutos y en su fachada una serie de murales narran la historia de la ciudad hasta 1950. Es aquí donde se celebra la ceremonia del Nobel de la Paz y se puede visitar de forma gratuita todos los días hasta las 4 de la tarde en invierno (hasta las 6 de la tarde en verano).

El ayuntamiento se ubica en Pipervika, la antigua zona portuaria de Oslo que se caracterizaba, hasta 1920 con su rehabilitación, por ser un área de prostíbulos y locales de juegos de azar. Actualmente, la zona del puerto está plagada de bares y restaurantes y es el lugar desde donde salen los ferries a la península de los museos: vikingos, Kon-tiki, MFram. Aquí se ubica, además, la fortaleza de Akershus, erigida en la Edad Media como castillo real.

vichie81 / ISTOCK

Pero sin duda, uno de los edificios más emblemáticos del Oslo es su Ópera, levantada frente al fiordo y que parece emerger de entre las aguas. Revestido con mármol blanco de Carrara y cristal fue inaugurada en 2008 y alberga numerosos eventos cada año.

Noruega desde el aire

En invierno, desplazarse por Noruega puede resultar una tarea algo complicada debido a las condiciones meteorológicas. Es por eso, que hacerlo por aire puede llegar a ser una de las formas más sencillas. En este sentido, las aerolíneas SAS y Norwegian Airlines ofrecen vuelos diarios de Kirkenes a Oslo que facilitan el acceso y el regreso a Hurtigruten. Así, Norwegian Airlines es la low cost por excelencia en Noruega, además de haber sido nombrada  ‘Mejor low-cost de largo radio del mundo’ y ‘Mejor low cost en Europa’ por Skytrax World Airline Awards. Actualmente, es la tercera mayor low cost de Europa y cuenta con vuelos no sólo continentales sino también a África del Norte, Oriente Medio, Tailandia, el Caribe y EE.UU. De hecho, este verano comenzará a operar vuelos low cost desde Madrid hasta Estados Unidos.