Navidad en Nueva York

Deseado por muchos, la Navidad en la Gran Manzana o sería la misma sin el emblemático árbol de Rockefeller Center.

Adrián Lorenzo
 | 
Foto: cmart7327 / ISTOCK

Pasear por las iluminadas calles de Manhattan, ver el popular espectáculo de Las Rockettes, hacerse un selfie con el gigantesco árbol de Rockefeller Center, presenciar una misa góspel o despedir el año desde Times Square. Para muchos, la mezcla de innovación y tradición, ha convertido a Nueva York en todo un icono de la Navidad. Basta con dar un paseo por alguna de sus calles, plazas o avenidas principales, para descubrir que el espíritu navideño invade cada rincón. Y es que hasta el Empire State Building nos recuerda que estamos en Navidad, con sus luces especiales en verde, rojo y blanco.

Como toda gran ciudad, Nueva York ofrece cientos de planes y actividades durante las vacaciones navideñas por lo que es necesario elaborar bien la agenda si no nos queremos perder nada. Aún así, en un primer viaje durante esta época del año hay ciertos lugares que se convierten en imprescindibles:

a_Taiga/iStock

Rockefeller Center

El emblemático abeto, instalado en el Centro Rockeller, posee 23 metros de alto y más de 50.000 luces multicolores. Además, como viene siendo habitual, su copa está coronada por una luminosa estrella diseñada por la firma Swarovski, con 25.000 cristales y un diámetro de tres metros. Quienes lo han visitado aseguran que es una experiencia única, digna de ser vivida al menos una vez en la vida.

Sin embargo, aunque sí el más impresionante, este no es el único árbol que merece una visita en una escapada a Nueva York. El de la biblioteca pública, hotel Plaza, Wall Street o Bryant Park, son otros de los imprescindibles.

SergeYatunin/iStock

Saltar de escaparate en escaparate

Pasear por la Quinta Avenida del centro de Manhattan es hacerlo por un decorado de cuento. Todas las tiendas, sin excepción visten sus escaparates con adornos de todo tipo y color. Los grandes almacenes Barneys, los Bloomingdale’s o la lujosa joyería Tiffany, son algunos de los establecimientos donde más colas se forman para observar los decorados navideños.

Las Rockettes

 Las Rockettes

La navidad neoyorkina no sería lo mismo sin el espectáculo de Las Rockettes, compañía de baile de precisión fundada en 1925. La obra, de 90 minutos de duración, se desarrolla en el Radio City Music Hall del 10 de noviembre al 11 de enero y es apta para todos los públicos. Hay escenas que pueden ser vistas con gafas de realidad virtual, y cuenta con coreografías sincronizadas, luces de colores y un escenario que parece levitar.

ferrantraite/iStock

Patinar en Bryant Park

A unos pasos de Times Square, en el barrio de negocios de Manhattan, se encuentra Bryant Park, un jardín simétrico rodeado de rascacielos. Su interior se convierte cada navidad en una gigantesca pista de patinaje sobre hielo, pensada para ser disfrutada por todos los miembros de la familia. Las entradas, que incluyen guantes, gorro y alquiler de patines, se pueden obtener desde 20 dólares (unos 17 euros).

AndreyKrav/iStock

Despedir el año en Times Square

Si los españoles despiden el año desde la Puerta del Sol, los neoyorquinos lo hacen desde Times Square. Fred Dixon, alcalde de la ciudad, espera que más de un millón de personas se reúnan en la famosa intersección de Manhattan la noche del 31 de diciembre para ver la caída de la bola que marca el inicio del año. La esfera, de más de 5.000 kilos, está cubierta por 2.688 cristales triangulares de Waterford y cuenta con luces capaces de crear una paleta de más de 16 millones de vibrantes colores.