Futuroscope, la vuelta al mundo con Julio Verne

Futuroscope, el parque de la innovación, las atracciones dinámicas, el conocimiento y la visión de futuro, celebra su 30 aniversario con muchas novedades. La más destacada, El Viaje Extraordinario, una atracción que se mueve entre lo real y lo imaginario, en claro homenaje a Julio Verne, y que teletransporta al visitante en una espectacular vuelta al mundo... en cuatro minutos. 

Luis Uribarri
 | 
Foto: Hemis / Alamy Stock Photo

Hace treinta años, en las afueras de Poitiers, localidad del centro de Francia, nació un pequeño parque empresarial dedicado a la investigación y el conocimiento tecnológico y científico, con vocación de adentrarse en los retos del futuro. De ahí su nombre, Futuroscope, que significa “hacer frente al futuro”. Los responsables de este parque empresarial decidieron añadir un componente de ocio a su iniciativa, que estuviera entre lo lúdico y lo pedagógico. Y así nacieron los dos primeros pabellones del parque Futuroscope abiertos al público, que se convirtieron, en ese año de 1987, en el primer parque de atracciones creado en Francia. Hoy Futuroscope cuenta con más de 25 atracciones y muchos pabellones, todos obra del mismo arquitecto, Denis Laming.


Más de 50 millones de visitantes han conocido en estas tres décadas el recinto de Futuroscope. Durante estos años han viajado al espacio, a las profundidades de los océanos, a través del tiempo, se han convertido en seres diminutos, han interactuado con robots, o bailado con ellos, se han sentido ardillas en un bosque de Norteamérica, han soñado despiertos, subido a 45 metros de altura, pilotado un bólido de carreras virtual, experimentado cómo viven los invidentes y cenado comida molecular, entre otras muchas experiencias.

Los más pequeños han vivido intensas aventuras con Arthur y los Minimoys, los gamberros conejos Rabbids y los populares personajes de Ice Age cuando no montaban en bicicletas sobre el agua, experimentaban con la gravedad, bromeaban con robots humanoides, jugaban con avatares, apagaban incendios de broma o descubrían los secretos de la física y los principios de la impresión 3D.

Diversión y aprendizaje. En las atracciones de última generación que pueblan los parques temáticos, inmersión es uno de los conceptos que más se repite: hay inmersión 3D, 4D, sensitiva, emocional, pedagógica, lúdica, interactiva, temática, tecnológica... Futuroscope las tiene todas. Pero si hubiera que definir a este parque con una sola palabra, sería, según Laure Mosseron, directora de Marketing y Comunicación de Futuroscope, “Innovación”, con mayúsculas. Es el concepto que ha definido al parque durante estos treinta años. Hoy las atracciones de Futuroscope mezclan imagen, tecnología y storytelling (cuenta-historias), y se orientan hacia una experiencia original, divertida y familiar.

Están pensadas para fomentar la curiosidad, despertar la emoción y estimular los sentidos. Para ello actúan con intensidad sobre tres componentes del cuerpo: el corazón, el cuerpo y el cerebro, de manera que se logre imprimir un recuerdo vivo que pueda ser transmitido de generación en generación. Desde su creación en 1987, Futuroscope se ha ido alimentando de los cambios tecnológicos y sociales para invitar y ayudar a sus visitantes a comprender el mundo, los nuevos descubrimientos y las sensaciones que aportan. Los ha asimilado e incorporado para expandir y potenciar en sus visitantes las ganas de conocer el futuro. Futuroscope es particularmente apreciado por sus visitantes porque les hace sentir que se divierten mientras aprenden.

viajar

En 2016 Futuroscope recibió 1,9 millones de visitantes y facturó 101 millones de euros. El 80 por ciento de los visitantes son individuales (62 por ciento familias) y el restante 20 por ciento lo forman grupos de escolares y adultos. Cada año destina el 10 por ciento de su facturación a nuevas atracciones y renueva el 20 por ciento de sus instalaciones. Los visitantes internacionales suponen el 10 por ciento, con los españoles a la cabeza. Un 60 por ciento de quienes visitan el parque repiten la experiencia. El 45 por ciento del parque pertenece a la Compagnie des Alpes, el 38 por ciento al departamento de La Vienne y el restante 17 por ciento a otras empresas y entidades financieras. Es el primer lugar turístico de pago de la región oeste de Francia (Aquitania, Limousin y Poitou Charentes) y en 2017 espera sobrepasar la barrera de los dos millones de visitantes.

En estos treinta años, aunque Futuroscope ha seguido fiel a su espíritu original de considerar al Hombre en todas sus dimensiones, y se ha mantenido fiel a sí mismo y a su identidad única (nunca se ha pensado en abrir un segundo parque), la oferta lúdica ha evolucionado hacia atracciones más familiares, y ha cambiado la percepción de que era un recinto solo para adultos. De ahí ha venido la progresiva incorporación de personajes como los Minimoys, los Rabbids y los más recientes de La Edad de Hielo, la exitosa saga cinematográfica de los estudios 20th Century Fox. Las atracciones se dividen, hoy, en tres categorías: dinámicas, de cine en gran formato y espectáculos en vivo.

“El Viaje Extraordinario”

Volar, surcar el aire, el eterno sueño del hombre. Cumplir ese sueño y que sus visitantes experimenten la sensación de volar ha sido uno de los objetivos de Futuroscope desde sus inicios. Varias experiencias inmersivas (la palabra mágica) lo han ido proponiendo, todas en el mismo pabellón, el que semeja los tubos de un órgano, uno de los símbolos del parque, conocido como La alfombra mágica; primero acogió una película sobre las mariposas monarca que potenciaba la sensación de vuelo en los espectadores; en 2004, la espectacular proyección Los viajeros del Cielo y el Mar, en la que se emplearon nueve meses de filmación para 20 minutos de película, propiciaba aún más la sensación de vuelo libre; y, por fin, la definitiva, este año: El Viaje Extraordinario, la vuelta al mundo en 4 minutos.

Los pies colgando, frente a una pantalla tórica de 600 metros cuadrados que absorbe al espectador y lo lleva, ahora sí, en volandas, por Egipto, el Himalaya, la India, el parque Yellowstone... Es la joya del parque en su 30 aniversario. El Viaje Extraordinario rinde homenaje a Julio Verne y su Vuelta al mundo en 80 días, y también a su prolífica imaginación. Una obra de ingeniería de 110 toneladas, con la última tecnología de estructura dinámica, y una inversión de 12,5 millones de euros, la más alta en la historia de Futuroscope para una única atracción. El Viaje utiliza cinco proyectores que muestran imágenes digitales en alta definición 6K (un televisor no llega a las 2K).

viajar

Se han añadido además efectos de olores en los distintos escenarios por los que se viaja, y la música de fondo ha sido compuesta en exclusiva para esta atracción por el compositor francés Franck Marchal, natural de Nantes, como Julio Verne, e interpretada por una orquesta sinfónica. Todo ello da como resultado una experiencia envolvente, emocionante, vertiginosa, inmersiva (cómo no) y muy, muy viajera.

Otras novedades que han abierto en este año de celebración son el espectáculo IllusiO, un destino mágico, que utiliza lo último en tecnología aplicada al ilusionismo, y la exposición Ciudades de 2050, compuesta por 52 ilustraciones gigantes al aire libre que muestran proyectos arquitectónicos futuristas de varias ciudades del mundo.

Las 10 atracciones más emocionantes

Si no hay mucho tiempo y hay que elegir, estas son las atracciones que no hay que perderse de Futuroscope:

El Viaje Extraordinario
La vuelta al mundo en 4 minutos a bordo de una nave que teletransporta a los viajeros.

La Máquina del Tiempo
Un viaje desde la prehistoria hasta la Grecia clásica y el Gran cañón del Colorado acompañado de los gamberros conejos Rabbids.

Arthur, la Aventura 4D
Elegida Mejor Atracción del Mundo en 2012, esta experiencia diseñada en colaboración con el director de cine Luc Besson consiste en una carrera a contrarreloj sobre una mariquita voladora.

Baila con Robots
Club robótico donde se puede mover el esqueleto al ritmo de la playlist de Martin Soveign, un DJ encargado de electrizar célebres discotecas.

La Forge aux Étoiles
El espectáculo final de cada jornada al aire libre, imaginado por el Circo del Sol. La historia de una chica real y un gigante virtual con los pies en la tierra y la cabeza en las estrellas.

viajar

La Vienne Dynamique
Velocidad, sobresaltos y simuladores de viento, bruma e incluso fragancias y otros aromas menos agradables. Cine dinámico que es, además, un entretenido rally turístico.

La Ley del más Fuerte
Una ardilla y un ratón saltamontes desafían todos los peligros en una exhibición de la tecnología láser 4K en la única sala de Europa que la proyecta: Kinemax, el emblema de Futuroscope.

Ice Age, la Edad de Hielo
Una experiencia 4D con la bellota de Scrat como hilo conductor. Con efectos especiales que precisan gafas polarizadas y falsas pieles de animales para sentirse como en un glaciar.

Futur l’Expo
Diez experiencias lúdicas y participativas con un denominador común: mostrar cómo será la vida cotidiana en una casa del futuro.

IllusiO, un destino mágico
Número de magia e ilusionismo para todos los públicos que se mueve entre la ficción y la realidad.