El Castillo de Neuschwanstein es el de la Bella Durmiente

Foto: Tim Graham/Corbis

El Castillo de Neuschwanstein es el castillo de cuento de hadas por excelencia. Por algo Walt Disney se inspiró en él a la hora de crear el castillo de la Bella Durmiente en Disneyland. Y lo cierto es que es este castillo es uno de los más visitados de Baviera y que su ubicación en medio de los Alpes bávaros hace que una visita a este lugar se convierta en idílica.

El Castillo de Neuschwanstein se comenzó a construir en 1868 y se terminó totalmente en 1892. De hechoLuis II, artífice de su construcción nunca lo vio terminado ya que murió en 1886. Siete semanas después de su fallecimiento el castillo abrió al público y desde entonces se puede visitar.