Cautivadora Santo Domingo

Dicen que la capital de la República Dominicana es la ciudad de las primeras veces. Te descubrimos lo que tienes que ver en una primera visita a la ciudad caribeña.

Viajar
 | 
Foto: ISTOCK

Primera ciudad del Nuevo Mundo, primera catedral católica, primer fuerte militar,  primer hospital, primera universidad... Por esto y por más a Santo Domingo la llaman la "ciudad de las primeras veces". Fundada en 1498 por Bartolomé Colón, fue totalmente destruida en 1502 por un huracán pero, lejos de darse por vencidos, la ciudad resurgió de sus cenizas en la orilla opuesta del río Ozama, en cuya desembocadura se levantó.

De esta época aún se puede disfrutar de la Ciudad Colonial, el casco antiguo de Santo Domingo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1990. Éste es uno de los lugares más visitado de República Dominicana y es que nos son pocos los que quieren pasear por las calles adoquinadas flanqueadas por bellos edificios coloniales. Más de 300 lugares históricos se encuentran en estas calles y entre ellos destacan algunos históricos como el Alcázar de Colón, que perteneció a Diego Colón, hijo de Cristóbal Colón; el Museo de las Casas Reales, o Palacios Reales, construidos por la Corona Española en el siglo XVI para alojar las oficinas gubernamentales; o la Catedral Primada de América, la primera iglesia católica del continente.

ISTOCK

De la mismo época es la Fortaleza Ozama, el primer fuerte militar construido en América en el que destaca su torre, una increíble estructura de cinco pisos con vistas la río Ozama y al puerto de Santo Domingo, el más antiguo del país. Lo que más llama la atención de él es su arquitectura en forma de castillo y su interior en el aún quedan en pie túneles y calabozos en los que encerraban a los prisioneros. Dicen que hasta Cristóbal Colón estuvo aquí encerrado junto a sus hermanos Bartolomé y Diego.

Al otro lado del río, el Faro a Colón es moderno, de 1992, pero no por ello menos interesante. A simple vista tiene el aspecto de un bloque de edificios de viviendas de hormigón armado, pero en noches especiales se transforma en un espectáculo de luces láser que llegan hasta el cielo y que se ven a 64 kilómetros de distancia. En el centro se hallan los supuestos restos del descubridor bajo un mausoleo blanco lleno de decoraciones y vigilado permanentemente por varios militares.

Malecón de Santo Domingo. | ISTOCK

Como último lugar imprescindible de Santo Domingo, se encuentra el Malecón - avenida George Washington-, un paseo marítimo de 14 kilómetros en los que se destacan los obeliscos denominados  como Macho y Hembra levantados durante la dictadura de Trujillo. Esta calle es famosa además por ser el escenario del Carnaval en febrero y del Festival del Merengue de la República Dominicana en julio. Dos citas imprescindibles para todo dominicano.