Gran Canaria, la isla de las mil caras

No hace falta que sea verano para pasar una vacaciones increíbles en Gran Canaria. Sus benévolas temperaturas y su gran oferta turística, la convierten en un destino perfecto durante todo el año.

Viajar
 | 
Foto: Gran Canaria

Gran Canaria tiene mil y un rostros. En medio del Atlántico, es un paraíso para todos los tipos de viajeros durante todo el año. Sólo hay que saber cómo quieres que sean tus vacaciones ideales: en pareja, en familia o con amigos, todos encontrarán sus sitio en Gran Canaria.

Lo primero que llama la atención antes de bajar del avión en esta isla canaria es su biodiversidad privilegiada, que también se puede disfrutar desde la Red de Miradores de la isla formada por 31 balcones desde los que disfrutar de las mejores vistas. Declarada Reserva Mundial de la Biosfera, un 43 % de la superficie de Gran Canaria es territorio protegido. Y es que aquí donde residen más de cien tipos de vegetales que no pueden ser apreciados en ningún otro rincón del planeta. Entre ellos, mágicos bosques de laurisilva recubiertos de musgo y misterios, así como amplios pinares de pinos canarios a más de 1.500 metros de altura donde habitan el pinzón azul y el pico picapinos, dos especies de aves endémicas, como también lo es el lagarto gigante, una joya de la fauna canaria. Los amantes de la botánica tampoco deben perderse la extensa muestra recopilada en el Jardín Viera y Clavijo.

Mirador el Balcón, La Aldea de San Nicolás. | Gran Canaria

Además de por sus bosques, la isla de Gran Canaria destaca por sus gigantescos barrancos producto de la erosión que hacen de la isla un lugar con una exuberancia paisajística sin igual. Uno de sus lugares más emblemáticos es sin duda el Roque Nublo, todo un icono junto al Roque Bentayga, que tiene el privilegio de haber sido lugar de culto por parte de los aborígenes que poblaron el archipiélago canario hasta el siglo XV. De esta época además perdura la Cueva Pintada, excavada en la roca y decorada con motivos geométricos. Su importancia es tal que se la considera la "Capilla Sixtina" de los aborígenes canarios de quien también se pueden visitar sus "casas hondas", cuevas en las que vivían y que han sido restauradas para las visitas.

Pero si hablamos de naturaleza en Gran Canaria no podemos dejar de nombrar sus dunas. La Reserva Natural Especial de las Dunas de Maspalomas, en San Bartolomé de Tirajana, al sur de la isla, es única en el archipiélago y un lugar mágico. Aquí encontramos una playa kilométrica en la que las sinuosas dunas parecen acariciar un mar de aguas claras y azules presididas por un faro del siglo XIX.

Dunas de Maspalomas. | Gran Canaria

Gran Canaria cuenta con casi 60 kilómetros de playas repartidas en 236 kilómetros de costa en las que practicar todo tipo de deportes (surf, windsurf, kitesurf, jetski, parasailing) o simplemente descansar a la orilla mientras se disfruta de la brisa marina del Atlántico. Al norte de la isla, se encuentran además las piscinas naturales de Roque Prieto de aguas limpias y tranquilas y fondo rocoso en el que pegarse un chapuzón con vistas a las amplias plantaciones de plátano canario que se ubican en sus alrededores.

Las localidades de Gran Canaria son un atractivo más. Las Palmas de Gran Canaria, considerada no sólo la capital de la isla sino del Atlántico, tiene el placer de contar entre sus barrios con el de Vegueta, con más de 500 años de historia en el que la arquitectura neocolonial lo inunda todo. La Catedral o la Casa de Colón son claros ejemplos del cruce de caminos y de culturas que se ha vivido en la isla durante siglos. Aquí sus calles empedradas cuentan historias de pescadores, de marineros y de aventureros que realizaban en Gran Canaria su última parada antes de partir hacia nuevos lances.  

Catedral de Canarias. | Gran Canaria

Fue en esta ciudad donde abrió el primer restaurante japonés de España hace ya 50 años gracias a que la flota pesquera japonesa tenía en el puerto de Las Palmas una importante base. Este restaurante, -Fuji, en la calle Fernando Guanarteme, junto al Auditorio Alfredo Kraus-, sigue en activo actualmente y a él se le unen otros en los que el mestizaje es la clave de su cartas. Y es que la situación geográfica de la isla y el ser puerto internacional ha hecho que la gastronomía de Gran Canaria se caracterice por la mezcla de sabores europeos, africanos y americanos donde las frutas y verduras se exportan a Europa y donde destaca la excelencia de su pescado. Tanto es así, que en las localidades costeras más pequeñas, los barcos de pesca entran al puerto con un género que va directamente a las cocinas de los restaurantes.

La música, la fiesta y la diversión son parte intrínseca del carácter de los isleños. Durante todo el año se sucede una gran calendario de fiestas y festejos que tienen en el Carnaval su evento principal. Este carnaval es uno de los más populares del mundo gracias al colorido y la alegría con la que se viven las cabalgatas, desfiles y concursos que tienen en el Parque de Santa Catalina su epicentro. Además del Carnaval, la Fiesta de la Rama se celebra cada año en agosto en Agaete donde miles de personas recorren la villa en un pasacalles de inspiración aborigen desde el Parque Natural de Tamadaba agitando ramas de pino, eucalipto y poleo al ritmo que marcan las dos bandas de música del municipio. Muy parecida es la Fiesta del Charco, en La Aldea de San Nicolás, cuyo origen se remonta a las técnicas de pesca empleadas por los primeros pobladores de Gran Canaria.  Famosas también son las fiestas en honor a Nuestra Señora del Pino en Teror (8 de septiembre) y la dedicada a la Virgen del Rosario en Agüimes (7 de octubre), declarada junto a la Fiesta de la Rama de Interés Turístico Nacional.

Fondo marino de Gran Canaria | Gran Canaria

Gran Canaria también es ideal para disfrutarla con niños. Además de sus playas de amplios arenales y seguras para el baño, esta isla es perfecta para enseñar a los más pequeños la fauna oceánica. Y es que, a través de excursiones en barco programadas por empresas especializadas con base en Puerto Rico, se pueden llegar a divisar hasta 29 de las 85 especies de cetáceos que viven en el mundo.

Además existen otras atracciones para toda la familia como la Sioux City, en el Barranco del Águila, una réplica a pequeña escala de un poblado en el que forajidos y justicieros luchan en un espectáculo de lo más creíble. Palmitos Park, por su parte es un universo en el que conviven aves, reptiles, mamíferos y una gran variedad de especies vegetales. El Cocodrilo Park, el Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología, Aqualand y el Angry Birds Activity Park de Puerto Rico son también lugares para toda la familia.