Las cabinas de teléfono más instagrameables

Los móviles han convertido a las cabinas en un objeto vintage donde nostálgicos de todo el mundo se fotografían.

VIAJAR
 | 
Foto: Gabbro / Alamy Stock Photo

Durante décadas fueron insustituibles. Se usaban para hablar con amigos y familiares, para mantener furtivas conversaciones románticas, para realizar llamadas internacionales sin que el precio se disparase, o incluso, como refugio en los días lluviosos. Hablamos de las cabinas telefónicas, unas pequeñas estructuras que han pasado, en apenas 20 años, de ser algo imprescindible en el paisaje urbano a un elemento turístico donde hacerse un selfie. De hecho, en la actualidad no se puede viajar a Londres y no fotografiarse con la típica cabina roja o a Berlín y no visitar sus cabinas reconvertidas en bibliotecas municipales.  

Con el objetivo de poner en valor estos lugares, la agencia de viajes online Rumbo ha seleccionado algunas de las cabinas telefónicas más emblemáticas del mundo y que, ya sea por su belleza, originalidad o ubicación, merece la pena visitar.

Madrid, pionera en España

El primer teléfono público de España se instaló en Madrid en 1928 en la sala de fiesta Viena Park del Retiro. Por aquel entonces las cabinas funcionaban con fichas que los usuarios debían comprar antes para hacer una llamada. Y es que no fue hasta el año 1970 cuando su uso se extendió por todo el país y pasaron a funcionar con monedas (una llamada costaba 3 pesetas).

Berlín, una galería de arte al aire libre

Ante el desuso de las cabinas telefónicas, y para evitar que desaparezcan de la ciudad, los berlineses han querido conservarlas como patrimonio urbano, convirtiéndolas en pequeños espacios culturales: librerías públicas. La gran mayoría de ellas se encuentran en los barrios más underground  como el de Kreuzberg o Prenzlauer Berg.

Andreas Zeiser

Londres, llamadas con historia

Si el icono de Nueva York son sus taxis amarillos, a Londres la identificamos por sus cabinas telefónicas rojas. Sin embargo, como curiosidad, cabe destacar que no siempre tuvieron ese aspecto: al principio eran de color crema y sólo su puerta era de color rojo.

Estocolmo, las cabinas vintage escandinavas

Pasear por el casco viejo de Estocolmo es hacerlo por un sinfín de calles medievales y edificios que datan del siglo XII. Su principal atractivo turístico Marten Trotzigs Grand, un callejón de tan solo 90 centímetros de ancho, comparte protagonismo con unas peculiares cabinas telefónicas de estilo romántico.

rumbo

Estambul, las cabinas marinas del barrio de Beyoglu

Las cabinas telefónicas de la antigua Constantinopla, ubicadas en el distrito de Beyoglu, cuna del Museo de Arte moderno del país,  tienen  forma de delfín y están consideradas como unas de las más llamativas del mundo.

 Shanghái, pasado y presente conectados

Ante el desuso de las cabinas telefónicas de Shanghái, el gobierno de la ciudad tiene previsto transformarlas poco a poco y darles un nuevo uso convirtiéndolas en mini librerías, centros de recarga de móviles, espacios artísticos o incluso máquinas dispensadoras.

Riad, modernidad y tradición de la mano

¿Qué hace una cabina telefónica en medio de la nada? En pleno desierto y a 20 kilómetros de Riad, la ciudad más grande de Arabia Saudita, se encuentra uno de los teléfonos públicos más famosos y virales de internet. De hecho no pocos han intentado llamar a su número para ver si constaba alguien.

Alain Couillaud / Alamy Stock Photo

Tokio, para reconectar con la naturaleza

La isla de Yakishima es uno de los imprescindibles en un viaje a Tokio. En su interior los turistas podrán pasear por un denso bosque declarado patrimonio de la UNESCO donde proliferan las coníferas. Precisamente en la vieja corteza de estos árboles, los locales instalaron cabinas telefónicas.

Dubái, arquitectura peculiar

La ciudad de Dubái destaca por la arquitectura futurista donde sus rascacielos dibujan en su skyline formas vanguardistas. Sin embargo, aunque suene raro, todavía queda espacio para los más tradicionales. En su casco viejo se encuentran unas cabinas telefónicas que trasladan a otra época a todo aquel que las pisa.

rumbo

Seattle, donde sentir la llamada de la naturaleza

Muy cerca de Seattle, la ciudad más grande del estado de Washington, encontramos un tesoro natural que muy pocos conocen: el Hoh Rain Forest, uno de los únicos bosques templados de los Estados Unidos. Allí los visitantes encontrarán una peculiar cabina telefónica, donde el musgo crece dese su cúpula.