7 paisajes sorprendentes de Sudáfrica

El Parque Nacional Namaqua, el Jardín Botánico Kirstenbosch o Blyde River Canyon, son algunos de los lugares de parada obligatoria en un viaje a Sudáfrica.

Adrián Lorenzo
 | 
Foto: Freder/iStock

Con más de 2.790 kilómetros de costa y con un total de 22 áreas protegidas en forma de parques nacionales, Sudáfrica se ha convertido en uno de los destinos vacacionales más demandados por aquellos que buscan disfrutar de unos días de desconexión en un ambiente cálido y rodeados de naturaleza. De hecho su gran variedad de paisajes -que incluyen bosques, ríos, lagunas, playas de arena blanca y desiertos, están considerados como algunos de los más diversos del mundo.

Son muchos los lugares que se deben visitar en una escapada a Sudáfrica sin embargo, la Cordillera Magaliesberg, el Parque Nacional Namaqua, el Jardín Botánico Kirstenbosh, Blyde River Canyon, Drankensberg o la Ruta del Jardín son algunos de sus imprescindibles.

Parque Nacional Namaqua

Árido, desértico y caluroso. El mejor momento para visitar este parque nacional es durante la primavera, entre agosto y septiembre, cuando el suelo está cubierto de hermosas margaritas anaranjadas y amarillas y los visitantes pueden admirar un impresionante espectáculo natural: la floración del desierto.

www.country.southafrica.ne

Cordillera Magaliesberg

Magaliesberg, con profundos barrancos y cascadas cristalinas, es el refugio de más de 130 especies de árboles y 300 especies de aves. Prismáticos en mano, los turistas podrán observar desde petirrojos, cucos, barbudos y búhos, hasta águilas, buitres y halcones.

Drankensberg

Las montañas Drakensberg en KwaZulu-Natal están atravesadas por senderos de bicicletas de montaña: el más fascinante es el Sani Pass, que asciende por los valles en zigzag hasta Lesotho con horquillas empinadas de 1.200 m de altura. A lo largo del recorrido los turistas podrán visualizar hasta 35.000 ejemplares de coloridas pinturas rupestres.

EcoPic/iStock

La Ruta del Jardín

Conocido como el Edén de Sudáfrica, esta famosa ruta recorre un tramo de la costa sur y abarca todos los paisajes del país: inmensas playas de arena blanca, extensiones de flores coloridas y montañas que cortan la tierra en bosques y desiertos. La degustación del biltong, una especialidad sudafricana de carne, bien merece una parada a lo largo de esta ruta.

Blyde River Canyon 

Uno de los lugares más pintorescos de Sudáfrica es Blyde River Canyon, ubicado en la Reserva Natural de Mpumalanga, un destino perfecto para entusiastas de la escalada, pero también para los amantes de los deportes acuáticos que desean experimentar una emocionante aventura frente al descenso en kayak del río Blyde. Sus miradores, situados a unos 2.000 metros de altura sobre el nivel del mar, muestran excelentes vistas panorámicas sobre el cañón.

canbedone/iStock

Jardín Botánico Kirstenbosch

Ubicado en el corazón de la Región Floral del Cabo, Kirstenbosch fue el primer jardín botánico del mundo declarado como Patrimonio de la Humanidad (2004). Se trata de un oasis verde que cubre un área de 36 hectáreas y posee cerca de 9.000 especies de plantas y carios espacios, entre los que destacan un jardín colgante de plantas aromáticas, una colina de geranios y una sección dedicada a plantas medicinales.

Kirstenbosch Centenary Tree Canopy Walkway, Ciudad del Cabo

Desde las alturas, la gente puede admirar amaneceres y atardeceres que dejan sin aliento, mientras se vive una experiencia que satisface tanto el cuerpo como el espíritu. Eso es precisamente lo que se puede experimentar en Kirstenbosch Centenary Tree Canopy Walkway. Se trata de una impresionante pasarela de 130 metros de longitud que comienza con un sendero en el suelo para continuar subiendo gradualmente, alcanzando los picos más altos de los árboles.

GroblerduPreez/iStock