Los 10 hoteles más antiguos de España

Estos enclaves han sobrevivido al paso del tiempo y se han adaptado con éxito a las nuevas tendencias y gustos de los clientes.

Adrián Lorenzo
 | 
Foto: www.hotel-alfonsoxiii-seville.com

Centenarios, lujosos y únicos. Envueltos en leyendas, por sus habitaciones han pasado diseñadores, deportistas, artistas, políticos y empresarios de los cinco continentes. En ellos se han escrito libros, se ha revolucionado el mundo de la moda y se han expuesto obras de Pablo Picasso, Salvador Dalí, Joan Miró y Vicent van Gogh, entre otros. En definitiva, son un bello recuerdo de épocas pasadas. Hablamos de los hoteles más antiguos de España, unos establecimientos cargados de historia que sin duda transportan al pasado a todo aquel que tiene la oportunidad de pisarlos.

Son ideales para sintonizar con nuestros antepasados, recargar pilas y desconectar del día a día rodeado de cuadros y muebles antiguos. Además, sus céntricas localizaciones y sus prestaciones de lujo permiten al huésped disfrutar del máximo confort y seguridad sin perder el sabor de lo autentico.

Han sobrevivido al paso del tiempo y han sabido adaptarse a la perfección a las nuevas demandas del mercado. Muchos de ellos han encontrado en la tecnología un nuevo aliado turístico y comercial. De hecho, en la actualidad algunos de los hoteles más antiguos de España (aunque suene contradictorio), permiten a sus huéspedes pagar las cuentas del restaurante con la huella dactilar, pedir el desayuno desde una App móvil o seleccionar el hilo musical de la habitación mediante Bluetooth.

En un intento por poner en valor estos enclaves, la web de planificación y reserva de viajes de TripAdvisor ha elaborado un ranking con los 10 hoteles más antiguos de España, entre los que se encuentra un establecimiento del siglo XV.

El Hostal Parador Dos Reis Católicos, ubicado en el corazón de Santiago de Compostela, fue inaugurado en 1482 y está considerado como el hotel más antiguo del país. Alojarse aquí es hacerlo en un lugar único y exclusivo que mezcla la historia, el arte y la tradición. Y es que este alojamiento conserva muchos de los elementos originales del edificio, como los techos abovedados, los arcos de piedra y los tapices.