10 experiencias sorprendentes en Vietnam

El país de moda en Asia.

Javier Carrión
 | 
Foto: gnomeandi / ISTOCK

Vietnam es un país anfibio de tierras y aguas igualmente habitadas por 92 millones de habitantes y más de 53 grupos étnicos en el sudeste asiático. Un destino de moda en la península de Indochina con 3.200 kilómetros de costa, playas no masificadas, un importante patrimonio histórico-artístico, salvado en gran parte a pesar de las secuelas de la guerra contra Estados Unidos durante la segunda mitad del siglo XX, y un abanico de experiencias originales que invitan a descubrirlo de norte a sur.

En barco de remos manejado con los pies
En la provincia de Ninh Binh, a casi 100 kilómetros de Hanoi en dirección norte, se encuentra este popular destino en el país donde es posible realizar excursiones diferentes en bici o en bote para recorrer el extremo sur del Delta del río Rojo, repleto de rutas fluviales y campos de arroz. El punto más atractivo se llama Tam Doc y ha alcanzado fama por sus formaciones kársticas, pues es en este lugar donde se puede navegar por el río Ngo Dong a bordo de un barco de remos empleando un sistema muy peculiar. Los tripulantes de estas pequeñas embarcaciones pueden manejarlas a gran velocidad utilizando solo sus pies y piernas e incluso animan en ocasiones a los turistas a competir en una insólita carrera: ellos utilizando sus extremidades inferiores y los visitantes con la ayuda de sus brazos. La victoria siempre cae del lado vietnamita.

Ciclo en Hanoi | tunart / ISTOCK

Paseos en ciclo
Aunque el tráfico en Hanoi es una auténtica locura con la existencia de más de cinco millones de motos en la ciudad, un paseo en el popular ciclo (carrito empujado por una bicicleta) permite descubrir el barrio antiguo de la ciudad con otra perspectiva. La excursión dura normalmente una hora, cuesta alrededor de 10 dólares y se desarrolla por las estrechas y bulliciosas calles del barrio viejo viendo tiendas, puestos callejeros de flores, comida, ropa, juguetes, y el ir y venir de turistas y vecinos... Treinta y seis calles distribuidas según los gremios de la ciudad, donde los vendedores ambulantes actúan como hace siglos. Los ciclos surgieron en Hanoi en 1939 como un transporte popular para la población local, pues a principios del siglo XX solo las clases más pudientes podían pagar estos paseos. Hoy se emplean únicamente en el sector turístico. Otras ciudades vietnamitas, como Hué, Hoi An, Danang o Ho Chi Minh (antigua Saigón), organizan tours similares en sus centros históricos.

Buceo en las Islas Cham
Hoi An es para muchos el pueblo más bello y mejor conservado de Vietnam gracias a su arquitectura chino-japonesa, pero también puede convertirse en un estupendo trampolín para disfrutar de un bellísimo archipiélago en el Mar Oriental: Las Islas Cham (Cu Lao Cham). Se trata de ocho islas, siete de ellas deshabitadas, con playas tropicales, jungla virgen y típicos pueblos de pescadores, que fueron reconocidas por la UNESCO como Reserva de la Biosfera. Todas ellas gozan de un clima fresco durante el año y una abundante oferta de flora y fauna que permite disfrutar a los excursionistas del snórkel y del buceo en unos magníficos arrecifes coralinos repletos de grandes peces y cangrejos. Hay tours diarios que se organizan desde Hoi An, situado a unos 20 kilómetros de este archipiélago de gran belleza primitiva.

“Cowboy en Asia”, montando en búfalo...
Un año necesitó Jacky Tran para conseguir que sus búfalos, uno de los iconos animales de Vietnam, pudieran ser utilizados no solo para las habituales tareas del campo sino para que incluso los turistas pudieran montarlos y sentirse como unos auténticos "cowboys de Asia". Los búfalos son animales pacíficos, pero cuando están nerviosos pueden resultar peligrosos, por lo que el trabajo de domesticarlos no ha sido nada fácil en este área de Vietnam Central. Esta experiencia, que cuesta unos 70 dólares, se puede completar con otras que profundizan en la vida diaria de los campesinos del país: pescar en Cua Dai, plantar arroz en Cam Thanh o cultivar hortalizas en Tra Que

Bahía de Halong. | MarcelStrelow / ISTOCK

Atardeceres y amaneceres en la bahía de Halong
Una de las bahías más famosas del mundo, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1994 por la UNESCO, con un paisaje único y místico. Más de 3.000 islas e islotes de piedra caliza, con cientos de cuevas en sus entrañas, que atraviesan unos 800 barcos por las bellas aguas del golfo de Tonkín. La mejor manera de conocer este enclave es pasar al menos una noche a bordo en alguna de estas embarcaciones que surcan las aguas del Mar Oriental y sus coloridas aldeas flotantes, aunque los que tengan más tiempo disponible pueden contratar un viaje de hasta 14 días. Amaneceres, atardeceres, clases de cocina, degustaciones de té, clases de taichi, excursiones en kayak y barco de remos forman parte de la oferta en Halong. 

La noche de Hanoi
Vietnam propone una entretenida vida nocturna, especialmente en sus dos ciudades más importantes: Ho Chi Minh y Hanoi. En ambos lugares se puede bailar hasta la madrugada, escuchar música en directo o tomar una copa en buen ambiente, contactando de manera directa con el pueblo vietnamita al que le gusta bailar, cantar y tocar música en directo. Por ejemplo, junto al Puente Rojo en el lago Hoan Kiem de Hanoi, es habitual ver como los vietnamitas se toman un té con limón o una cerveza local sentados en unos minitaburetes que alquilan o se traen de casa.

Incursión en la cocina vietnamita
En Hoi An resulta muy sencillo participar en un curso de cocina vietnamita. Existen muchos restaurantes que ofertan en su carta cursos de cocina de tres o cuatro horas,  enseñando a preparar tres platos y la esencia de su cuidada gastronomía. La jornada se inicia con un paseo por el mercado de Hoi An, repleto de vendedores de frutas, verduras y pescados, y la preparación de tres platos típicamente vietnamita. Los platos preparados son siempre muy sencillos: pescado en hojas de banana, rollitos de primavera vegetales y berenjenas servidas en un pequeño cazo 0, si falla alguno de estos, tortilla de gambas. El curso finaliza con la degustación de los platos preparados. El precio de la experiencia oscila entre 30 y 35 dólares

Cementerio de An Bang  | anandoart / ISTOCK

El lugar donde viven mejor los muertos que los vivos
En An Bang, una modesta aldea de pescadores del centro de Vietnam situada a 40 kilómetros de Hué (unos 50 minutos en coche), la antigua capital del imperio anamita, se levanta el cementerio más lujoso de Vietnam, un alucinante conjunto de más de un centenar de mausoleos familiares cuyos precios oscilan entre 20.000 y 70.000 euros. Algunos vietnamitas ricos procedentes de la emigración han adquirido en este lugar su segunda casa de vacaciones y desean disponer aquí de su lugar eterno, pero la poca gente que se ve en el pueblo, unas 4.000 personas, vive del duro trabajo en el campo y el mar o de la limpieza de estas residencias (150 dólares al mes). Lo cierto es que este camposanto, edificado sobre un suelo arenoso frente al mar, ocupa más espacio que el resto del pueblo y los panteones, dedicados en su mayoría a familias de antiguos pescadores o agricultores, forman un espectacular "skyline" y tienen muy poco que envidiar a las fastuosas tumbas de los emperadores de la dinastía Nguyen, uno de los atractivos turísticos de Hué. Para acceder a este cementerio desde la antigua capital imperial hay que tomar la carretera A49, pasar la laguna Thuytu y realizar un pequeño desvío a la izquierda  en la villa de Hauc.

Los túneles de la guerra
En Cu Chi, a 40 kilómetros de Ciudad Ho Chi Minh, los vietnamitas crearon auténticas ciudades subterráneas desde las que el Vietcong atacaba al ejército norteamericano sin dejar rastro. Son en total más de 250 kilómetros de túneles que ocupaba todo un ejército, aunque este lugar servía no solo de refugio y almacén de armas. En su interior claustrofóbico se distribuían escuelas y hospitales, donde algunas mujeres alumbraban a sus hijos, y se celebraban conferencias, bodas y todo tipo de talleres. Hoy, los especialistas calculan que llegaron a vivir 10.000 vietnamitas en este laberinto defensivo repleto de trampas para el enemigo, que puede ser visitado por unos 4 dólares. Además, los turistas tienen la oportunidad de disparar munición real empleando un AK-47, el arma del Vietcong, o una ametralladora M-16, el arma norteamericana. El precio es de 5 dólares por un cargador de 5 balas.

Montañas de Sapa. | NanoStockk / ISTOCK

Arrozales y etnias en Sapa
Situada en el noroeste del país, se puede llegar en tren o por carretera hasta esta antigua estación de montaña que levantaron los franceses en 1922. Sapa es famosa por sus montañas, arrozales en terrazas y porque allí habitan las tribus H’mong, Dao y Tay, unos increíbles grupos étnicos que viven en las alturas utilizando su propio idioma y manteniendo sus antiguas tradiciones. Todo un paraíso para los aficionados al trekking y a la fotografía y el indiscutible destino de moda en Vietnam.

Guía
Cómo llegar
:  La compañía Vietnam Airlines opera desde Madrid y Barcelona hasta Hanoi y Ho Chi Minh haciendo escala en Frankfurt o París.
Documentación: Pasaporte en regla con seis meses de validez. Actualmente los visitantes españoles no tienen que pagar tasas de entrada en el país.
Cuándo ir: De octubre a diciembre cuando el clima es menos lluvioso y más fresco.
Moneda: El dong. Un euro equivale a 26 VND.
Más información: http://asiaparadise.es / www.vietnamtourism.com